nota

Este Blog está dedicado a mi padre, a su obra de vida, a sus ideas, pero por sobre todas las cosas a su constancia. Al académico, padre y abuelo.
Se agradecen los comentarios inteligentes, que aporten al debate intelectual, que complementen o contrasten los artículos publicados, desde una óptica de respeto por las ideas, incluso aquellas que no se comparten.

miércoles, 2 de enero de 2019

ME PARECE NECESARIO DECIR ALGO MAS


Esteban Morales Domínguez
UNEAC
En lo que ya se ha dicho, todo indica que parece existir bastante coincidencia en que el problema nuestro no es de economía. Es de política y mentalidad. Ya se ha logrado un consenso bastante amplio al respecto.
De política, porque nuestra actual política económica se encuentra estancada. De mentalidad, porque no acabamos de cambiar todo lo que debe ser cambiado.
Es difícil explicarse por qué se presentan tantas dificultades económicas y no somos más agresivos para realizar los cambios que nos saquen de la ya prolongada y difícil situación en que nos encontramos. Son variadas las opiniones existentes al respecto:
  • No pocos consideran que dentro del gobierno están presentes algunos cuadros que actúan con temor, demasiada lentitud y posiciones dogmáticas. Son quellos que no dejan de encontrar asidero en algunas elaboraciones teóricas que apoyan esos modos de actuación.
  • Otros consideran que existen actitudes que aceptan la posibilidad de salir adelante manteniendo posiciones de política económica que no se corresponden con la situación que afrontamos.
  • En puro lenguaje de pueblo, no pocos consideran que los que así actúan es porque no sufren directamente las dificultades por las que atraviesan la mayoría de la población: el transporte, la alimentación y otras necesidades que no pueden solventar con sus ingresos, en particular con el salario que devengan.
  • Los más radicales piensan que, para algunos, no es salvar a la revolución lo que más les interesa sino preservar sus cargos y ciertas posiciones de privilegio.
  • No faltan los que piensan que existen algunos haciendo contrarrevolución solapada.

Sin embargo, resulta importante reconocer que, desde el principio y en sus más recientes intervenciones, el Presidente se manifiesta de tal modo que se puede observar que no le falta conciencia y conocimientos acerca de dónde están nuestras trabas. Trabas a las que unos cuantos economistas y científicos sociales en general nos hemos referido con insistencia. Otros, que no creo sean principalmente economistas, prefieren continuar en la misma nave, aunque esta se pusiese a punto de hundirse.

Muchos somos los que insistimos sobre un conjunto de medidas de política económica, que, de no adoptarse, ni la modesta tasa de crecimiento que nos hemos propuesto para el 2019 la vamos a alcanzar, después de llevar ya un lustro de magro incremento del PIB.

A nuestro entender, ¿cuáles son esas medidas?
-Nuestra Empresa Estatal Socialista no acaba de levantar vuelo. Pues hay que terminar de dotarla de las prerrogativas que debe tener, liberarla de una planificación excesivamente centralizada que la ahoga y permitiéndoles, además, elegir al que la dirige.
-La metodología seguida para las inversiones extranjeras continúa repitiendo las trabas para que no se logre la agilidad necesaria. Vienen inversiones, pero pudieran ser más si compitiéramos usando mayor rapidez y con flexibles reglas para aceptarlas.
-Tenemos que solucionar los problemas de indisciplinas, control, baja productividad, cuentas por cobrar en el exterior, cobros y pagos internos.
-Las inversiones quedaron un 15% por debajo de lo previsto, lo cual no es nada bueno.
-Se afectaron las actividades del plan por no poder importar lo previsto ya que no logramos exportar todo lo necesario.
-Se produjo un excesivo gasto de combustible y continuó su desvío interno.
-Para crecer, cómo alternativa, habrá que incrementar las inversiones.
- La otra alternativa para crecer serán los préstamos. Pero si debemos, no somos muy atractivos para que nos presten. Aunque nuestro comportamiento haya sido esforzado y serio por pagar.
-En el 2018 estaba previsto gastar 91,2 Tm de combustible por 1 millón del PIB. Pero en el 2019, solo podremos gastar 84,5 para hacer más. Es decir, que, con menos combustible, nos proponemos al menos alcanzar el PIB del 2018. Es decir, solo para lograr reproducción simple.
-La CEPAL prevé un crecimiento del 1,7% y nosotros un 1,2%.
-Se prevé alcanzar un incremento de inversión del 20% para llegar a 11,300 millones.
En realidad, son muchos los obstáculos para lograr alcanzar una reproducción simple en el 2019, para repetir el 1,2% de PIB.
El compañero ministro hace todo lo posible por estimularnos. Pero en realidad la situación es muy complicada. Alcanzar el 1,2% del PIB de nuevo en el 2019, será bastante difícil. Y no es cercano al 1,7% que pronostica CEPAL. En realidad, son unos cuantos cientos de millones de dólares menos los que lograríamos.
Entonces, sería estimulante que el ministro se propusiese los cambios posibles en nuestra política económica. Pienso que es por esa vía por donde debería venir la mejoría y las verdaderas esperanzas de crecer.
Si no cambiamos la política económica, no vamos a crecer. Creo que ni en el 1,2%, como está previsto. ¿De dónde vamos a lograr crecer si no es activando nuestras estancadas fuerzas productivas? ¿Si no logramos mover todo el dinero que entra por las remesas, el dinero que esta acumulado en manos de algunos sectores de la población; si no flexibilizamos el proceso de llegada de las inversiones, cobramos el máximo de las deudas que tenemos en el exterior, limpiamos lo más posible las deudas internas, atacamos sin tregua el desvío de combustible, le hacemos una guerra sin cuartel a la corrupción, continuamos estimulando el trabajo por cuenta propia, movemos el ahorro interno y estimulamos la productividad? ¿De dónde va a salir el crecimiento que necesitamos si no hacemos todo eso que hemos sugerido?
Al mismo tiempo, tenemos de hacer una mejor zafra, producir más níquel y arañar lo más que podamos al bloqueo con iniciativas como la de la empresa para producir la vacuna contra el cáncer de pulmón.
No obstante, según pienso, el centro del problema está en mover nuestras fuerzas productivas y eso solo lo vamos a lograr, realmente, cuando la política económica se lo proponga con medidas concretas. Y no, precisamente, con las que nos han llevado al atolladero en que estamos aún metidos.



31 de diciembre del 2018.

lunes, 24 de diciembre de 2018

ES CON EL MONO CON EL QUE HAY QUE JUGAR, NO SOLO CON LA CADENA



“Hay que invertir la pirámide. Pero solo con la propiedad estatal no lo vamos a lograr. Debe ser con una alianza, donde todas jueguen en sistema, dentro del modelo”

Esteban Morales Domínguez
UNEAC

La insistencia de nuestro Presidente, de que los Ministros y otros cuadros se presenten ante la televisión, den entrevistas, tengan Facebook y portales, es sumamente importante e inteligente. No solo para automatizar al gobierno. Sino también, modernizarlo, generando para el pueblo, respuestas efectivas y rápidas.
Es que se trata de un instrumento básico, para poder administrar bien al País. Es, además, para que todos los que lo administran, se vean obligados, siempre, a rendir cuentas ante los administrados.
De lo contrario, aunque el administrador sea buena persona, cuando este puede administrar sin rendir cuentas, se acostumbra a que puede hacer cuanto le parezca, sin tener que responder por nada ni ante nadie. Se malean. Se pueden corromper. Porqué por muy buenos que sean, pueden “algunos demonios atacarlos” y por ello, deben tener sobre si, siempre, los ojos atentos y la lengua amenazadora de los interesados.
Decía José Martí, que hay que ser bueno; pero que, para ser bueno, hay que ser prospero. Por lo que toda persona tiene derecho a buscar la prosperidad. Luego, vigilar que y como se hace para encontrar la prosperidad es importante. Sobre todo, para aquellos que la esperan y trabajan por ella afanosamente.
Por tanto, la primera responsabilidad de un cuadro administrativo estatal, es buscar la prosperidad para los demás, pero, lo que la suya propia, no puede salir sino de un entorno, que lo tiene que conminar, a la buena y honrada administración.
Entonces, esa intención marcada de nuestro Presidente, esa orden, de que los Ministros expliquen, informen y rindan cuentas, es condición indispensable, para que las cosas marchen bien. Sobre todo, respecto a poder borrar todo vestigio de corrupción en la administración estatal.
No podemos confundirnos. Corrupción, no es la acción de un trabajador, dirigida a la apropiación de lo que no le pertenece. Un simple trabajador, roba, pero no cuenta con que para corromperse. Por lo que, cuando se corrompe, lo hace siguiendo a un cuadro de dirección estatal, política o administrativa.
La corrupción viene de la delincuencial e irresponsable actitud de algunos administradores, que, apoyándose en su cargo, se apropian de lo que no les pertenece. Distorsionando el proceso de distribución de los bienes sociales. Y corrompiendo al resto de las estructuras, a trabajadores y a la sociedad toda.
Teniendo todas las posibilidades para hacerlo, porque por sus manos pasan los bienes del pueblo. Razón por la cual, cuando un trabajador se apropia de lo que no le pertenece, simplemente roba, no se corrompe, porque no cuenta con posibilidad de hacerlo. Se corrompe el que administra.
¿Por qué entre nosotros, la corrupción ha crecido tanto en los últimos años?
Las razones no son de tipo legal, policial, ignorancia, incultura, por voluntad malsana o interés malévolo. Para mí entender, las principales razones, que explican la corrupción, son de mala administración e insuficiente exigencia, hacia los cuadros estatales, que tienen bajo su responsabilidad la administración de los bienes públicos.
Desde el que atenido a su cargo se apropia de algo que no le pertenece; hasta el que, desde su posición administrativa estatal, multa monetariamente, o con favores a recibir, al que se ve obligado a realizar un trámite administrativo (cobrándole lo que la gente ha dado en llamar, “el acelerador”). Ambas situaciones, alimentan la corrupción, haciéndola crecer detenidamente. Porque es el propio aparato estatal, que nos debiera defender, el que la ejerce. Con todas las fuerzas que le concede el poder como respaldo.
Luego, nuestro Presidente está clarísimo. Con las medidas que ha planteado. Por qué el único modo de detener a esa lacra corruptora, es utilizando una tenaza cortante, de dos filos, que, en mi opinión, es la siguiente:
-La obligación de que los que administran, tengan que explicar lo que hacen, como lo hacen, por qué lo hacen y donde lo hacen.
-Que esa rendición de cuentas sea ante el pueblo. Utilizándose para ello, los medios de información pública. La televisión, la radio, la prensa escrita, los boletines de los organismos del estado y de las organizaciones., las artes, la música, todas, y a “Radio bemba”, qué como dijo un día el Cro. Raúl Castro, informa mejor que el ICRT. Se trata de hacer que el corrupto, caiga en la lengua de la gente del pueblo.
Para que el pueblo, pueda valorar la actuación de los administradores, criticarlos públicamente, con nombres y apellidos. Qué la prensa publique sus caras. Que las organizaciones políticas y de masas hablen de ellos; que estén en el mural del CDR; que un periodismo crítico, formal o informal, los persiga implacablemente.
Porque, a veces, no hemos siquiera conocido las caras de los que administran nuestros bienes. Recuerdo un manual de marxismo, dónde se decía, que el cuadro siempre debe estar como en un escenario. Es así, debemos ponerlos a todos, en un escenario.
Se trata de algo que no podemos soslayar, sí queremos solucionar el problema de la corrupción. La sociedad civil, defendiéndose, asimismo. Y si tiene un aliado, que le facilita los instrumentos para su defensa, mucho mejor.
Hagamos una encuesta y veremos como el pueblo tiene agudas opiniones de los Ministros aparecidos en la televisión recientemente.
Me arriesgo a entregarme como base material de estudio. Y si me equivoco, que me critiquen.
Comenzando por los cuadros que se presentaron a explicar las nuevas medidas del trabajo por cuenta propia. Resulta, que, para ellos, lo que había, era mucha gente confundida, mal informada, equivocadas, que no interpretaron lo que escucharon o leyeron, etc. No aceptaron, nunca, desde la propia Ministra, haberse equivocado; nunca dijeron, que algunas medidas eran extremas y absurdas. En su discurso, él equivocado siempre, resultaba ser el pueblo. Y para nadie es un secreto, que el primer equivocado, resulto ser el compañero Marino Murillo, que, en una sesión de la Asamblea Nacional, antes de que se informara nada sobre las nuevas medidas, que resultarían de la revisión que se estaba haciendo, lanzo la “bomba”, dé que se podría ejercer el TCP, con una sola licencia. Y resulta, que esa fue la primera medida que “se fue a bolinas”.
Del resto de los Ministros que hablaron, uno de los más criticados, fue el Ministro de Agricultura, que hablo de todo lo que había que hacer, sin ofrecer datos, ni medidas concretas. La Ministra de la Alimentación, fue un desastre, en especial, con el asunto del pan. Dentro de un momento crítico. Y en medio del cierto desabastecimiento, que ha caracterizado estos meses.
El Ministro de Transporte, estuvo de regular a mal. Mencionando soluciones que aún no se ven. Sin tratar a fondo y críticamente, el asunto de los taxistas. El de la Construcción no estuvo mal. Pero el único que quedo bien, a mi entender, fue el Ministro de Comercio Exterior e Inversión extranjera, Malmierca, que fue sólido, informativo y, sobre todo, crítico.
El Ministro de Economía, ha parecido fuerte, organizado, exigente, lucido y enérgico, pero hasta ahora, la política económica no se ha movido. Y considero que se necesitan medidas que la muevan. Creo que lo que estamos haciendo hasta ahora no nos ha hecho crecer. Ni lo hará, en los próximos años. Porque le restan algunas cosas por hacer.
“Creo que jugamos aun con la cadena, pero nos falta mover al mono”.
Pensamos, que se deben adoptar algunas medidas de política económica, que movilicen nuestras fuerzas productivas. Que están un poco estancadas.
Entre otras medidas, consideramos las siguientes:
-Fortalecer las prerrogativas de la llamada Empresa Socialista. Qué sean propiedad de los trabajadores de verdad. Qué bajo la vigilancia del estado la administren. --Qué se sientan dueños, con sentido de pertenencia, eligiendo al que los dirige. Rompiendo la incoherencia de llamarle empresa socialista a lo que no es. La propiedad estatal no es propiedad socialista.
- Que de verdad la empresa, pueda negociar el plan sino lo consideran viable; logrando un real sentido de pertenencia, ejerciendo iniciativas; distribuyendo salarios y premios, según crece la productividad, cumpliendo su encomienda social.
-Aligerar a la empresa de esa carga burocrática de una planificación, demasiado centralizada, que las ahoga.
-Creo que debe pensarse en como flexibilizar el monopolio del comercio exterior. Poniéndolo más a tono con la realidad actual. Para que el dinero acumulado no se gaste en pacotilla y bienes de otro tipo, sino en cosas, que nos hagan crecer económicamente.
-Mover la potencial inversión nacional, las PYMES; incluso vinculándolas a la inversión extranjera. Acabar de aceptar que, si el ciudadano común tiene dinero, lo pueda invertir, junto al estado o privadamente.
-Trazar una estrategia para que no se nos escape la fuerza calificada, que es nuestro principal capital nacional.
- ¿Qué hacer con esa gente de experiencia, jubilada, que aún puede trabajar? Incrementar sus ingresos y dar resultados al país.
-Por qué los profesionales, ¿no pueden ejercer también el trabajo privado?
-Acabar de darle un empujón al problema de la moneda y sus tasas. Que ya se han hecho muchas propuestas. Y no se maneja ninguna. Lo peor es no adoptar ninguna variante de solución y seguir arrastrando el problema.
-Creo que el centro del problema, de la insuficiencia de la política económica, es que aún no logramos sistematicidad, en la utilización de las diferentes formas de propiedad, que deben jugar en sistema con el modelo económico.
-Tomar medidas para acelerar la producción e industrialización agrícola. De modo que nos permita incrementar la oferta y bajar los precios de los alimentos, qué suben indetenidamente. Comprimiendo los salarios reales cada día más.
En realidad, no he escuchado todavía, al Ministro de economía, decir nada que nos saque del cierto estancamiento en que considero se encuentra la política económica. Presentando el plan del 2019, dentro de una política económica, que no se ha movido para garantizar un real y sostenido crecimiento del PIB.
No podemos conformarnos con no decrecer, y crecer un poquito el próximo año. Esa no es ninguna ventaja. Sobre, todo, políticamente hablando. ¿Hasta cuándo pensamos que la gente va a aguantar?
Son mis opiniones, no las he consensuado. Pero si están en varios artículos que he escrito.
Esto que ahora se está haciendo, con los Ministros, repite una experiencia, de hace algunos años, qué le costó el cargo, si mal no recuerdo, a dos Ministros al menos. Entonces, se cerró la experiencia.
Sin dudas, que repetir la experiencia será muy provechoso. Ya lo está siendo. El pueblo está contento con ella. Y al tanto de todo lo que se informa. Y ello está haciendo crecer la confianza en el Presidente, al que se le ve puesto para impulsar la solución de múltiples problemas.
Lamentablemente, nosotros no hemos tenido muchos cuadros que hayan dirigido, por años, dándole la cara al pueblo, ni rindiendo cuentas de lo que hacen. Solo Fidel, se exponía de manera permanente al escrutinio del pueblo. De tal modo que la gente decía, “esto anda mal, porqué Fidel no lo sabe”.
Recordamos, que tuvimos un Ministro de Alimentación, que robaba al pueblo, que entonces estaba pasando hambre. Es posible que ya haya terminado los años que le pusieron.
No dejemos solo al Presidente, que nos la ha puesto en las manos, para que nadie pueda robar más. Ni maltratarnos, como va siendo casi costumbre, cuando nos dirigimos a buscar la solución de algunos problemas a ciertas direcciones administrativas.
No obstante, no creamos que hasta aquí es todo.
Pues, falta algo. Las estructuras del Poder Popular, deben participar también, cumpliendo con las mismas reglas que ha puesto el Presidente. Porqué mucha gente habla de “Poder Popular sin poder”. O diciendo que “Qué el Poder Popular, no tiene poder”.
Vivo en el Cerro. Y no recuerdo que ningún cuadro del municipio, se haya presentado nunca, en una de nuestras Asambleas de Rendición de Cuentas, a responder por nada.
Considero, que los cuadros del poder popular, al igual que los ministros, también deben comenzar a presentarse en la televisión, informando sobre lo que hacen en sus municipios. Que es donde de verdad “se cuece nuestro ajiaco”. Para que la gente los oiga responder de los problemas, autocriticarse, decir como atienden los reclamos de sus delegados. Y también saber cuándo lo hacen bien.
Para esto no son necesarias campañas; no hacen falta, porque el pueblo podrá saber quiénes son los farsantes, los burócratas, los corruptos y quienes lo están haciendo bien.
Se me ocurre, que sería muy bueno, dedicar un canal de nuestra televisión dedicado a mirar hacia los municipios, y conminar a las televisiones provinciales, a que sigan el ejemplo de la Mesa Redonda.
Que lleven a rendir cuentas a los cuadros, principalmente, a los municipales. Pasarles revista a los municipios en todo el país, lo considero muy importante.
En realidad, sin temor a equivocarme, diríamos, que la nación es una “entelequia”, sino se mira hacia los municipios, dentro de ella. Los municipios, que son los nervios políticos y la carne del esqueleto. Es donde vive la gente del pueblo. No tenerlos en cuenta, sería como mirar hacia el bosque, olvidando auscultar los árboles.
Adelante Presidente, el escrutinio que Ud. Hace a los ministros, debe ser también con los cuadros del poder popular. A todos los niveles, no solo a nivel nacional.
Vera Ud. como se va a enterar de cosas, sin tener que dar esas caminatas, tan extenuantes.
La Mesa Redonda, entonces, tendrá mucho trabajo; más que antes, que se dedicaba a “mirar solo del malecón para afuera”. Qué se dediquen también a “mirar del malecón para adentro”, que lo están haciendo bien. Hay mucho que hacer en ese escenario. Sobre todo, en La Habana, aunque no únicamente.



Diciembre 21 del 2018.