nota

Este Blog está dedicado a mi padre, a su obra de vida, a sus ideas, pero por sobre todas las cosas a su constancia. Al académico, padre y abuelo.
Se agradecen los comentarios inteligentes, que aporten al debate intelectual, que complementen o contrasten los artículos publicados, desde una óptica de respeto por las ideas, incluso aquellas que no se comparten.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

LA FARSA DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

Esteban Morales Domínguez
UNEAC

Todo terminó desastrosamente para Trump entre los días 31 de octubre al 1 de noviembre de este año 2018, aunque comenzó antes. Se trata de una derrota, que puede ser considerada como un Girón dentro de las Naciones Unidas.
Todo comenzó cuando se pretendió por la administración norteamericana, protagonizar una condena contra Cuba por “violación de los derechos humanos”, en los propios salones de Naciones Unidas, con varios días de antelación a que se sometiera a la Asamblea General de la ONU, la Resolución contra el bloqueo económico comercial y financiero de Estados Unidos Contra Cuba. Querían crear el ambiente necesario contra Cuba, para las patrañas que vendrían después.
Con anterioridad a la primera derrota, ya el gobierno estadounidense tenía preparada otra patraña; la de una enmienda que poco antes de su discusión en la ONU, la dividieron en ocho para presionar por modificaciones al documento cubano, complicando la aprobación de la resolución cubana en la Asamblea General. Tales enmiendas, pretendieron adulterar la esencia de la resolución cubana, restándole su carácter condenatorio a la política del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, por medio de una sarta condenatoria sobre derechos humanos. Buscando además, contar con algo a que aferrarse para legitimar la ya histórica agresión contra Cuba.
Se quería que tales enmiendas, confundieran y desviaran la atención de la comunidad internacional, del objetivo fundamental del documento, e hicieran perder fuerza a la resolución cubana que en 26 ocasiones, había sido aprobada por la inmensa mayoría de los países, con lo que Estados Unidos había sido condenado. En esas enmiendas, se utilizaba la artimaña de acusar Cuba de “violación de los derechos humanos”.Con el mayor descaro y sin la más mínima consideración el gobierno estadounidense, haría votar en ocho ocasiones al pleno de la Asamblea General, ejerciendo además abiertas presiones contra sus miembros, con el propósito de dilatar el proceso y restar peso y atención al acto de aprobación de la resolución cubana. Lo que ha resultado ser siempre el momento más importante de la confrontación entre Cuba y Estados Unidos, en Naciones Unidas.
Un proceso que dentro de la Asamblea General en las ocasiones anteriores, había demorado apenas medio día, ocupó en esta ocasión dos días de dos largas sesiones, para la votación de la resolución cubana. Todo ello devendría un castigo para la representación estadounidense, que vería como paulatinamente se desmoronaba su invención para agredir a nuestro país. Sufrieron por la propia malsanidad con que lo habían diseñado, cómo se iba desbaratando ante sus ojos cada enmienda, que eran derrotadas con más de 60 votos de abstención para cada una y apenas tres votos de aprobación para la totalidad de las ocho.
Fue posible observar los rostros de la delegación estadounidense, tornarse cada vez más grises, asombrados y asustados, sobre todo el de la representante de Estados Unidos en Naciones Unidas Nikki Halley, que observaba aterrada como, su despedida del cargo de embajadora ante las Naciones Unidas se acercaba a la pesadilla, que concluyó cuando al votar la resolución cubana contra el bloqueo, esta resultaba aprobada por 189 votos, con solo dos votos en contra –Estados Unidos e Israel- y ninguna abstención. Todo el desprecio, la prepotencia y la miseria humana, que había caracterizado siempre la actitud de la Embajadora ante la comunidad internacional, recibiría entonces el premio merecido. Despedirse del cargo con la peor actuación y resultado, que ha tenido un embajador de ese país, ante el conclave internacional más importante dentro de la diplomacia mundial.
Creo que solo un acto de decencia diplomática, del que ella nunca hizo uso frente a la comunidad internacional, fue lo que impidió, que la inmensa mayoría de los allí presentes, no la despidieran con una “soberana trompetilla”. Las caras de asombro, de la representación estadounidense, eran la viva expresión de la seguridad que habían sentido hasta ese momento, por considerarse reconfortados y triunfantes ante la maniobra que habían preparado. La prepotencia imperial, que siempre ha acompañado a la política exterior de Estados Unidos, no les había permitido concebir lo que allí estaba ocurriendo.
La inmensa mayoría de los países volvieron a condenarlos, dándoles su apoyo a Cuba por vigésimo séptima vez, derrotando a Estados Unidos y a la delegación que los representó, en el plenario de la asamblea general de Naciones Unidas. Una derrota como la sufrida ahora por Estados Unidos, tiende a fortalecer la respuesta que la comunidad internacional le está dando a Donald Trump, ante la pretensión de situar su política exterior en el mismo centro de la hegemonía mundial.
No es nada despreciable, lo que habría beneficiado a Trump, que Cuba hubiese salido derrotada de esa confrontación, pues la connotación que tuvo esa derrota, aunque es solo simbólica, es decir no vinculante, evidencia que Estados Unidos no cuenta ya con la fuerza que en otros tiempos tuvo, para decidirlo todo a su favor. Su significado es aún mayor, para los países más pobres y pequeños como Cuba.
Pero del mismo modo, como JF. Kennedy sufrió la derrota de Girón e inmediatamente buscó como desquitarse, ahora Trump, por medio de J. Bolton, diseña un golpe para aliviar el impacto de la derrota. El golpe parece venir por la vía del manejo de la ley Helms-. Burton, con la compañía de sus aliados internos contra Cuba. Dígase marco Rubio, Ileana Ross, Bob Menéndez y otros.
Parece ser que la estrategia ha sido diseñada sobre la base de los elementos siguientes:
  • Pasar el manejo de la Ley Helms-Burton a la casa Blanca.
  • Eliminar la suspensión semestral del capítulo III de la Ley mencionada.
  • Activar el proceso de reclamaciones de las propiedades estadounidenses en Cuba, que había quedado detenido y que incluye a las propiedades de aquellos que se convirtieron posteriormente en ciudadanos de esa nación.
  • Continuar y agudizar las presiones de las multas a la banca, que intentase facilitar a Cuba la utilización del dólar.
  • Presionar aún más, para evitar el comercio exterior de Cuba, así como la llegada de posibles inversiones, particularmente de compañías estadounidenses.
  • Afectar al máximo posible la actividad del turismo cubano.


Como buenos “perros hueveros”, continúan en su intención con el bloqueo, aunque ya en 27 ocasiones les hayan quemado el hocico.
Lo cual no consideramos fácil, debido a las razones siguientes:
  • Estados Unidos no logra ya cómo antes, que sus aliados europeos lo sigan en la política de agresiones contra Cuba. Incluso, existen negociaciones para establecer mejores relaciones entre Europa y Cuba, lo que significa que Europa ha roto las cadenas de la dependencia que la ataban a replicar la política agresiva de Estados Unidos hacia Cuba.
  • Las brutales presiones comerciales sobre China, están afectando también a los aliados europeos de Estados Unidos, que no comparten esta política de Trump, que comienza también a afectar la economía estadounidense.
  • Países como Alemania no responden como antes lo hubieran hecho, a las presiones estadounidenses sobre Rusia. Más bien entran en negocios.
  • Rusia está fortaleciendo los mecanismos, para profundizar sus relaciones económicas con Cuba, considerándolo como un asunto estratégico.
  • China y Rusia continúan incrementando sus relaciones económicas con América Latina y Cuba, disputándole el histórico traspatio a Estados Unidos y colaborando en la superación de la crisis económica en Venezuela.
  • En Estados Unidos crecen los intereses de una mejor relación económica y política con Cuba.
  • Marco Rubio y el sequito que lo sigue, choca con sectores empresariales que quieren relacionarse con Cuba y les preocupa que la política de Trump afecte los intereses con sus históricos aliados.
  • Trump cuenta con un conjunto de dificultades internas, que le imposibilitan oponerse a relacionarse con Cuba de manera absoluta.
  • La ultima provocación con los llamados “ataques sónicos”, se viene diluyendo dentro de un soberano desprestigio.
No es nada despreciable lo que habría beneficiado a Trump que Cuba hubiese salido derrotada de esa confrontación, después de haberla ganado en 26 ocasiones. Los resultados de las elecciones de medio término el 6 de noviembre, pueden complicarle el panorama político interno, pues si los demócratas logran controlar el congreso, el presidente puede verse muy cerca del juicio político. De no ser así, las presiones sobre Cuba y Venezuela continuaran como hasta ahora y se agudizaran.
Si Trump logra las ventajas en las elecciones de medio término, lo cual no es descabellado pensarlo, se envalentonará en su política y en el 2020, podremos tenerlo cuatro años más en la presidencia de Estados Unidos. Trump cuenta con fuerzas para decidir las cosas a su favor; son esas la unidad republicana a su alrededor, sectores muy ricos y poderosos a los que les conviene su política de reclamar para Estados Unidos, el centro hegemónico de la política mundial. A cualquier costo, aún el de una guerra mundial.
Pase lo que pase, continuarán existiendo sectores políticos y de negocios, que presionaran hacia la mejoría de las relaciones con Cuba, tal y como se puso claramente de manifiesto con la visita del presidente Díaz Cannel a Nueva York. El reto para Cuba continúa siendo, hacer crecer su economía y poner en practica todos los ajustes en su política económica, que le permitan desatar al máximo sus fuerzas productivas.
No debemos nunca esperar, que el levantamiento del bloqueo, nos pueda llegar de una actitud política humanitaria, por parte de cualquier administración norteamericana.


Noviembre 5 del 2018.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Carta abierta a la UNEAC


La Habana, octubre 28, 2018
Querida membresía de la UNEAC:
Carta abierta a la UNEAC para expresar mi inconformidad y al mismo tiempo una reclamación del derecho a participar como membresía del debate nacional al que ha sido convocada la sociedad cubana para emitir sus criterios sobre la consulta del proyecto constitucional. La reclamación está avalada en el derecho como ONG del país a la inclusión junto al resto de los grupos sociales dígase maestros, médicos, juristas, campesinos, obreros, científicos de las ciencias y las ciencias sociales, estudiantes, cuentapropistas, iglesias, amas de casa y de toda persona que sienta el deseo de decir sus puntos de vista.
Considero pertinente hacer una aclaración de una información que hace referencia a la realización de una reunión en la Sala Villena, un encuentro con los trabajadores de esa organización a donde fueron invitados personalidades escogidas. En ese caso la UNEAC tiene todo el derecho de elegir quienes participaran. Las cartas que han circulado incluida ésta no se refieren a ese tipo de reunión. Lo que se está reclamando con fuerza es la participación de la membresía, dígase el conjunto de escritores y artistas donde la información ofrecida lejos de justificar la exclusión muestra el déficit político y la débil comprensión acerca de los derechos individuales de quienes integran esta organización.
Cuando Fidel dijo que lo más importante que había para salvar de la revolución era la cultura, sentí que sus palabras eran un llamamiento colectivo pero a su vez, lo interpreté también como una tarea personal para cumplir la misión de salvaguardar la cultura como una prioridad, algo que seguramente entendieron del mismo modo, muchas personas. Quizás con ingenuidad y orgullo asumí que sus palabras formaban parte de un deber pero también de un derecho social que me comprometía en la defensa de la revolución.
La convocatoria nacional para discutir el proyecto de la nueva constitución convertida en expresión del consenso social ocupa un lugar trascendente en la consciencia social, lo que es para la sociedad como los latidos del corazón para los seres humanos. Un rasgo distintivo e intransferible de la consciencia social es que su existencia está condicionada precisamente a su carácter participativo a través de discusiones, intercambio de opiniones y disensos, de lo contrario la consciencia social, prácticamente muere de muerte natural, o simplemente languidece, porque pierde su energía creadora.
Escribir un libro, una pieza musical, una obra de teatro, filmar un audiovisual, pintar un cuadro, hacer una escultura puede ser y generalmente lo es, una acción en solitario, pero la consciencia social, tiene una función colectiva que solo crece y se fortalece a partir del debate permanente por eso esta carta abierta plantea la urgencia de reclamar el espacio de participación.
Así las cosas, parece inconcebible que mientras que millones de personas han encontrado los espacios para discutir el proyecto de la llamada ley de leyes, la membresía de la UNEAC no ha sido convocada a ese debate.
¿Cómo es posible que la ONG que reúne a intelectuales y artistas no incluya a su membresía para ofrecer sus reflexiones haciendo uso de ese derecho como parte de la sociedad cubana? Se dice que participemos del debate barrial. Aunque debatir el proyecto de la constitución en el barrio es un honor, porque allí participan casi todas las personas que cumplen las funciones sociales o privadas del país, considero que no debe ser solo el barrio el único contexto de participación para la membresía de la UNEAC.
Aprovecho esta carta abierta para recordarle a la UNEAC, con el debido respeto, el derecho ciudadano que asiste a su membresía como ejercicio participativo en su acompañamiento como representación de una organización no gubernamental que reúne a intelectuales y artistas. La reclamación enfatiza desde un posesionamiento histórico, el derecho de participación en el espacio correspondiente para ofrecer también su contribución al debate nacional para preservar y enriquecer la obra revolucionaria. No se trata de un favor ni de un privilegio sino del derecho de participación junto al resto de la sociedad, como membresía de la organización de intelectuales y artistas, que por cierto, no es poca cosa…
Gisela Arandia Covarrubias




.