nota

Este Blog está dedicado a mi padre, a su obra de vida, a sus ideas, pero por sobre todas las cosas a su constancia. Al académico, padre y abuelo.
Se agradecen los comentarios inteligentes, que aporten al debate intelectual, que complementen o contrasten los artículos publicados, desde una óptica de respeto por las ideas, incluso aquellas que no se comparten.

martes, 12 de octubre de 2021

¿AFROCUBANO Y AFRODESCENDIENTE SON CONCEPTOS REDUNDANTES?

Autor. Esteban Morales Domínguez

UNEAC.


Son varios los términos y conceptos que se utilizan, cuando nos referimos a las personas en Cuba, en cuanto a su color de la piel o la mal llamada “Raza” que no existe, pues raza tienen solo los animales.

Los negros estadounidenses se reconocen asimismo como Afroamericans; en español Afroamericanos. Me parece correcto que reclamen ese término en su circunstancia de vida. En los Estados Unidos, el negro es extraordinariamente discriminado; es sin dudas, el racismo estadounidense, la forma más brutal de racismo y los Estados Unidos, la sociedad más racista y discriminadora del universo conocido. 

Creo que cuando se dicen “Afroamericans”, están reclamando su origen y al mismo tiempo, por la nación a que pertenecen y que nadie debiera negarles. Porque para muchos en los Estados Unidos, los negros no son norteamericanos y no merecen serlo. Es el egoísmo y elitismo presentes en buena parte de esa sociedad   , de los que se autoreconocen como únicos constructores de la nación, olvidando que los negros, también ayudaron a construirla, con sangre, sudor y lágrimas, desde la esclavitud.

Cuando en Cuba usamos el término Afrocubano o Afrodescendiente, parece que cometemos una redundancia, pues en el término cubano, debiera estar todo contenido. Parece que ser cubano ya eso nos considera originarios de África; no porque todos hayamos venido de ese continente, sino porque esa es sustancia, que con el tiempo, devino en parte esencial de nuestra nacionalidad. 

Sin embargo, en particular el termino Afrocubano, tiene valor para la lucha a librar contra el racismo y la discriminación del negro, la que aún persiste. Buscando el reconocimiento de esta parte de la población, históricamente discriminada. Por haber sufrido de manera directa la brutalidad de la Trata y la esclavitud. 

Aunque nuestra nacionalidad, sea el resultado de la fusión, como dijera Don Fernando Ortiz, del ajiaco formado por los diferentes componentes étnicos y culturales venidos de África, España, Haití, Jamaica, principalmente y de otras Islas del caribe. Más tarde de los chinos, que la mayoría vinieron como esclavos también, considerados “blancos”. Esa nacionalidad aún se encuentra en proceso de consolidación, pues todavía, no todos los que deben integrarla, logran hacerlo en igualdad de condiciones.

En medio de tales procesos, no se formaron minorías en Cuba, pues todo el que venía, lejos de agruparse dentro de sus orígenes, se fundía paulatinamente con lo cubano, que se venía formando. A diferencia de Estados Unidos, donde las minorías sí existen, complejizando sobremanera, la composición etno demográfica de la sociedad norteamericana y siendo todas ellas, objeto de la más brutal discriminación dentro de esa sociedad.

Ello se ve agravado, porque el proceso de formación de la nación norteamericana, ha resultado muy complejo. Dado que el camino que la llevaría a ser una sociedad única e integrada, no se ha logrado aún. El ritmo de su integración social, hasta llegar a formar una nación como eran las ideas originales, ha dependido para sus integrantes de varios factores. 

Encontramos entre los más importantes:

  • Origen y nivel económico del país de procedencia de sus integrantes.

  • Forma de arribo a los Estados Unidos.

  • Grados de relación y cercanía a los grupos sociales dominantes.

  • Nivel educacional del que arriba. 

  • Situación económica a su llegada al país.

  • Color de la piel de los que llegan.


Por lo que se ha formado una sociedad, en la que predomina una estructura de sus componentes:

  • En la cúspide: Blancos, anglosajones y protestantes (los llamados Wasp)

-  Otros Blancos. (alemanes y otros europeos blancos)

- Asiáticos. (japoneses, chinos, otros asiáticos)

- Latinos, Hispanos y Latinoamericanos en general. 

- Negros y Afrodescendientes en general.

- En el fondo de la pirámide: los nativos americanos.


Se ha generado una pirámide etno demográfica, que sigue la línea del poder económico, las clases poderosas y la cúspide del poder dentro de la sociedad. Cirsncuntancia dentro de la cual el negro en los Estados Unidos, se ve obligado a luchar para defender su lugar y derechos. Esa pirámide, además, se ve dinamizada por el grado de interés en la política exterior de Estados Unidos, según el país de donde proceden los inmigrantes.

Por lo cual, se puede decir, que, por ejemplo, los chinos, han venido ascendiendo dentro de la sociedad norteamericana. Lo quel es perfectamente observable estadísticamente, en cuanto al acceso a la riqueza, la educación, el poder; incluso, la diferenciación con que se comporta la administración de justicia, el acceso a la educación, entre otros asuntos.

Razones por las cuales, la sociedad estadounidense, no ha logrado aún el grado de integración social que la convertiría en una nación, como lo son las sociedades europeas, asiáticas, etc. No se trata, por ser una nación relativamente joven, sino por esa tendencia a la diferenciación social que se ha profundizado, con el crecimiento de la pobreza, la concentración de la riqueza en muy pocas manos, el desempleo, las contradicciones raciales, la discriminación política y ahora la Pandemia, que han hecho de la sociedad norteamericana actual, la más dividida del universo capitalista.


Regresando a Cuba, los españoles que arribaron de diferentes partes de la Península, tampoco eran blancos, pues 800 años de colonización árabe, no dan blancos, más nunca. Incluso algunos de ellos, gallegos venidos de la nación colonizadora, fueron esclavos también.

Ese ajiaco, del que habla Don Fernando Ortiz, étnica y culturalmente, formó un sedimento en el fondo del “caldero”, donde se sigue cociendo, dentro de un proceso interminable, que nos hace una nación. Siendo el grupo racial negro, el que más se disemina dentro de nuestra población, trayendo el mestizaje. 

Aunque muchos no lo reconozcan, junto a la tendencia dominante en muchos, a autoreconocerse como blancos, aunque no lo sean. Siendo ello parte de la discriminación alimentada por el pensamiento de José Antonio Saco, sintetizado en la expresión: “Blanquear, blanquear, blanquear y luego hacernos respetar”. Ya que, para Saco el componente negro, no tenía cabida dentro de la sociedad cubana que emergía.


Entonces, reconocerse como afrocubanos, puede parecer una redundancia, pero no lo es, en lo cubano están todos los componentes, que hacen de nuestra nacionalidad una nación mestiza, siempre matizada por el componente negro, venido de África, directa o indirectamente. El término reivindica la necesidad de que se reconozca el componente negro africano dentro de nuestra nacionalidad, lo que aún debemos defender, por lo que esto hace valido su uso, en la batalla actual contra el racismo y la discriminación racial en Cuba.

Parece no tener sentido tampoco, auto reconocernos como afrocubanos, por tratarse de algo que proviene por analogía con el afroamericano, para el que si es válido, por lo que ya dijimos reclama; mientras que el cubano negro, al parecer, no tendría necesidad de reclamar nada, pues ya está en posesión todo lo que pudiera. Dado que ser cubano, lleva implícito todos los componentes que le corresponden. Sin embargo, al existir aun en Cuba la discriminación racial, el uso del término es válido para desplegar la lucha contra el racismo y la discriminación racial, que aún sobreviven.

Si dentro de Cuba, nos reclamamos como afrodescendientes, pareciera que nos estamos dividiendo, separándonos, que no debiera ser. Sobre todo, porque el proceso de colonización, dividió a la nación, en blancos, negros y mestizos. Estableciendo, además, una hegemonía blanca, que viene de considerar, al español, quien llegó con credenciales de blanco y así se quedó; colonizador, quien estableció una hegemonía, como resultado, no de que fuera blanco, porque realmente no lo es, ni superior tampoco, sino por haber llegado con la cruz, la espada y los caballos, estos últimos, inexistentes en Cuba. Fuerzas todas con las que colonizaron a nuestra población indígena y posteriormente, establecieron el Régimen Colonial Esclavista en La isla. 

En la Cuba de hoy, permanecen la discriminación del negro y del mestizo y se continúa expresando la hegemonía blanca. Aunque en el proceso político que vivimos, desde 1959, se lucha contra ellas, para hacer de la nación cubana, lo que debe ser, una nación mestiza e igualitaria en derechos y reconocimientos, quitándole, finalmente, al color de la piel, como variable social, el componente de diferenciación que aún mantiene.

En Cuba se generó una cultura mestiza, mezcla de indio, negro y español, que se amplió y fortaleció, con los que vinieron de las Islas del Caribe, principalmente de Haití, Jamaica y otras, que terminaron fundiéndose dentro de la nacionalidad cubana, no alterándola, sino más bien enriqueciendo, su composición étnica, histórica y cultural.

No es necesario que emerjan contradicciones entre nosotros, por utilizar determinados términos, que pueden parecer agresivos, aunque no lo son, por colaborar a una lucha que, en definitiva, es de todos. Contribuyendo, a tener muy claro y reconocer el proceso por el que se formó nuestra nacionalidad, lo que es de vital importancia para autoreconocerse, defender nuestra identidad y luchar contra todo aquello que aún la amenaza.

Por tanto, Afrocubano y Afrodescendiente, son términos que reivindican el lugar del negro dentro de la sociedad cubana, durante tanto tiempo desconocido. Nadie debería estar en contra de que sean utilizados en bien de todos. Sin que ello lleve implícito ningún tipo de división social.

Todo lo dicho hasta aquí, no niega la necesidad de que nos reconozcamos como cubanos, siempre que, en el concepto de lo cubano, se considere, valido, tanto en términos teóricos como prácticos, lograr reivindicar a todos sus componentes, blancos, negros y mestizos, en igualdad de condiciones y derechos. Lo que quiere decir, eliminar el racismo y la discriminación racial, que aún sobreviven en nuestra sociedad. Para como dijera Nicolás Guillen, “llegar al color de lo cubano”.


20 de septiembre del 2021.



  







lunes, 23 de agosto de 2021

EL NUCLEO DURO DE LA ECONOMIA CUBANA Y SUS CONSECUENCIAS.



Autor: Esteban Morales Domínguez


Creo que, con las 8 resoluciones aprobadas recientemente por el Consejo de Estado y que ya han sido publicadas en La Gaceta Oficial de la Republica, nuestra economía entrará, en lo que puede ser considerado el núcleo duro, hasta ahora no tomado en cuenta por nuestra política económica.


Nuestra economía, pasaría a ser una economía socialista, tiene que ser una economía de transición.
Es que, entre el capitalismo y el socialismo, media un periodo histórico, dirigido a transformar el primero en el segundo. No hay una conversión directa, ni tránsito automático. Media entre ellos un Periodo de Transición, dentro del cual se produce la lucha por las transformaciones del capitalismo en socialismo. 


Cuba, llamada hasta ahora socialista, no había entrado en ese periodo de transformaciones del primero en el segundo. Es que, ni la empresa estatal es socialista, ni la propiedad estatal tampoco. Ambas arrastran problemas que tienen que ser superados. Junto a los de una planificación, excesivamente centralizada, cómo la nuestra.


La empresa estatal, se trasforma paulatinamente en socialista, solo dentro de un período de transición en que la misma, de conjunto y compitiendo con el resto de las formas de propiedad y de gestión, va convirtiéndose en la dominante, deviniendo entonces en propiedad social o propiedad de todo el pueblo, que es lo que realmente transforma a la empresa estatal, en empresa socialista y a la propiedad estatal en propiedad social. Mientras no se cubre ese periodo de transición, que es un periodo de luchas y transformaciones, ni la empresa estatal pasa a ser socialista, ni la propiedad estatal tampoco.


Solo ahora, cuando se da por la política económica, el lugar que le corresponde, en el proceso de su aplicación, a la propiedad privada, media y grande, a la propiedad cooperativa, al trabajo por cuenta propia y a las PYMES, funcionando todas, como formas de gestión, dé conjunto y de manera coherente, con la propiedad estatal y la inversión extranjera, es que se comienzan a producir las condiciones objetivas, para que entremos en el verdadero periodo de transición hacia el socialismo. Mientras tanto, no éramos nada.


Cuando la Revolución tomo el poder político, lo que logro solo fue, tener la capacidad de comenzar las transformaciones económicas, sociales y políticas, para convertir a la sociedad cubana, en socialista. Proceso dentro del cual, lograr convertir a la economía cubana, proveniente del capitalismo, en una economía socialista. Sin lo cual, la sociedad cubana, no puede transformarse en socialista.


De ello provienen esencialmente, los fracasos continuos en hacer crecer nuestra economía.


Ahora, que pondremos la economía, a funcionar en línea y de manera coherente, con todas las formas de propiedad y de gestión, es que Cuba entra en la transición hacia una economía socialista.
 Si lo hubiéramos, tratado de hacer desde el momento en que entramos en el llamado Periodo Especial, haciendo las verdaderas trasformaciones económicas que se requerían, para darle estabilidad al proceso de crecimiento económico; no estaríamos como ahora, abocados a un nuevo Periodo Especial, sin tiempo ya para sobrepasarlo. 


Hemos dado muchas vueltas a la noria, con diseños y rediseños, sin poner nada en práctica, agotando la capacidad política para lograrlo.


Aquí está, en parte, la explicación del 11 de julio, pero también una causa, sino la única, de que Biden haya decidido traicionar a Obama y sus propias promesas de campaña, retomando la política de Trump hacia nosotros. Siguiendo a la tantas veces fracasada, extrema derecha de Miami y que hoy Cuba se encuentre frente a una situación, que casi sobrepasa todos los peligros vividos anteriormente.


Agosto/ 22 del 2021.